19 Festival de Cine de Lima PUCP: dos homenajes y dos besos

 

Con una marcha de los alumnos del colegio militar Leoncio Prado y con la  imagen del Teniente Gamboa y su icónica frase “¿Qué me mira cadete? ¿Quiere una foto mía calato?”,  se dio inicio al 19 Festival de Cine de Lima PUCP,  en el escenario del Gran Teatro Nacional. Este año la ceremonia fue algo larga pero más entretenida que las anteriores, tal vez, gracias a los homenajeados.

Pues sí, este año se dieron dos homenajes. Uno a nuestro gran Gustavo Bueno y el otro a la pareja de cineastas mexicanos Arturo Ripstein y Paz Alicia García Diego, guionista y esposa de Ripstein. La partida al primero la dio Wendy Vásquez, la actriz protagonista de la nueva película de Pancho Lombardi, Dos Besos (Troika).

 

 Wendy Vásquez

 

 

Ella apareció con un infartante escote y dio comienzo al primero de los homenajes. Con sentidas palabras hacia el actor, el profesional, el compañero y el amigo, Vásquez presentó el homenaje a un actor que es parte de la historia del teatro, el cine y la televisión en el Perú: Gustavo Bueno.

Pudimos ver pequeños momentos de tantas películas como La Ciudad Y los Perros, Tinta Roja, La Boca del Lobo, Ojos que no ven, Pantaleón y las Visitadoras, Mariposa Negra, Diarios de Motocicleta, entre otras películas protagonizadas por Bueno.  

 

 

En su discurso de agradecimiento, salpicado de anécdotas y recuerdos, Gustavo Bueno habló de la importancia del cine, de su generación, de cómo durante los 70’s y 80’s hubo un incremento de las producciones y cómo estas hablaban de temas importantes, como La Boca del Lobo. Bueno contó cómo, con una buena historia, 8 latas de película y poco dinero, entre otras cosas, se podía hacer una película. El actor no se calló y también recordó cómo el fujimorato destruyó el cine silenciando a toda una generación de cineastas. “La dictadura cerró las puertas al cine, toda una generación perdida, se cortaron sus voces, sus imágenes, sus ilusiones…” dijo el actor.

Agradeció a sus compañeros de todas las generaciones con las que ha trabajado. “El cine es eso, gente”, finalizó.

 Gustavo Bueno

  

 Edgard Saba

 

Le siguió en el escenario la Ministra de Cultura, Diana Alvarez Calderón, que finalizó su discurso con una frase que es el resumen de todo: “Hay mucho por hacer”.

 

 Arturo Ripstein y Paz Alicia garcía Diego

 

Edgard Saba fue el encargado, al mejor estilo del Quijote, de presentar el homenaje a dos grandes del cine mexicano, latinoamericano y mundial, el cineasta Arturo Ripstein y la guionista y su esposa, Paz Alicia García Diego. Ambos cineastas resaltaron el recibir, en 30 años de carrera y de matrimonio, un premio juntos  por primera vez.

 

 El Gran Teatro Nacional de pie ante los homenajeados.

 

 

Dos Besos (Troika)

 

La premisa de la nueva película de Francisco Lombardi no es nada nueva. La historia comienza en un set de televisión. Un programa de talk show donde el conductor entrevista a la autora de un libro sobre la infidelidad y cómo detectarla. Todo esto en un estilo algo más que farsesco , falso pero divertido en algo. Esto como una introducción al personaje de Paola y su mundo.

Encarnada por una extraordinaria Wendy Vásquez - que estupenda actriz que es esta bella mujer – Paola, es una exitosa productora de televisión y protagonista de la primera de las tres partes en las que Lombardi divide su historia. Cada una dedicada a seguirla a través de los ojos de cada uno de los tres protagonistas principales.

Con un guión algo irregular de Augusto Cabada, donde quedan algunos cabos sueltos y personajes menos delineados que otros, la historia de Dos Besos (Troika), cuenta la historia de esta productora a la que se le mete el bichito de la duda sobre su esposo Max ( Javier Valdés en otra buena actuación), un poeta y profesor universitario quien aparentemente le es infiel con una muchachita, una joven actriz llamada Nancy, encarnada por una muy solvente Mayella Lloclla, quien a pesar de lo poco delineado de su personaje, lo sabe sacar a flote y salir indemne.

Paola comienza una búsqueda de la verdad y se acerca a la actriz para saber qué es lo que está pasando entre ella y su marido.  Todo esto entre aciertos y desaciertos que van de lo serio al suspenso y la risa fácil.

Lo real es que la película, ya dijimos que se divide en tres partes continuas que van contando la historia desde el punto de vista  de Paola, de Max y de Nancy, de historia en historia, va bajando su intensidad y comienza a mostrar  los cabos sueltos, las fallas en los personajes, sobre todo el de Nancy o la relación de la pareja o de las parejas. La verdad es que no quisiera entrar en los detalles para no malograrles la película a los lectores.

Pronto comienzan las escenas que pretenden ‘sorprender’ al espectador, pero que no lo son en realidad, porque el público anticipa fácilmente qué es lo que viene después y estas se dan desde el comienzo hasta la resolución del final. También encontramos desnudos innecesarios, que aunque bellos, nos remiten a las épocas en el que en el cine nacional tenía que haber una calata sí o sí y un humor que no se sabe si es gratuito o pensado del todo.

Técnicamente impecable, con una factura visual de tonos apagados, un guión irregular donde son los diálogos los que marcan el ritmo de las escenas y una dirección que pierde según avanza la película, Dos Besos (Troika) es, tal vez, el filme más comercial, divertido y predecible de Francisco Lombardi, donde lo más destacado son las actuaciones de sus tres estupendos actores.

 

 

 

 

 

Please reload

Featured Posts

Perfiles 1 / fiorella rodríguez y el beneficio de la duda

October 30, 2015

1/5
Please reload

Recent Posts

June 28, 2016

Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic